EL FACTOR HUMANO EN LA ORGANIZACIÓN


"Para quienes hacen parte de una
organización es claro que el éxito
depende de numerosos factores;
pero, con frecuencia se olvida el
más importante de todos, aquel
sin el cual es imposible concebir la
organización misma: el factor humano"
F. Cantón

 

Desde el punto de vista antropológico, tanto los hombres como las mujeres en la historia de la humanidad siempre han sido componentes claves en la producción de procesos e instrumentos para su uso, En las diferentes etapas evolutivas de los procesos industriales y manufactureros, este factor humano ha pasado sin ser tomado en cuenta como organismos permeables en los diferentes escenarios que han tenido vigencia, tales como: los políticos, económicos y manufactureros. Fue a partir de las experiencias de Hawthorne obtenidas por E Mayo a mediados del siglo pasado, cuando realmente se comenzó a pensar seriamente en este componente tan fundamental, pero que también siempre relegado a un segundo lugar. A partir de estos momentos, es cuando verdaderamente se comienza a reconocer y valorizar el aporte significativo de la gente en todo tipo de organización. Se comenzó a evaluar su condición de ser humano y su proceso subjetivo de su percepción frente a la realidad organizacional. Estas evidencias fueron los basamentos filosóficos de las diferentes escuelas gerenciales de las últimas décadas de siglo anterior.

De acuerdo con el Dr. F. Cantón, especialista en el estudio antropológico del factor humano en las organizaciones, AFIRMA que las diferentes tendencias administrativas y gerenciales están orientadas en cuatro líneas claramente definidas: a) la primera orientación desarrolla una perspectiva del factor humano que se identifica con la escuela científica de la gerencia, definiéndolo como un recurso que toda organización puede administrar luego de haber participado en cursos de entrenamiento y desarrollo orientados hacia un mejor desempeño; b) la segunda línea representada por varias escuelas gerenciales, que apoyándose en sus resultados más importantes dentro de las exigencias del mercado y los nuevos enfoques de la macroeconomía, han reafirmado su posición en centralizar sus líneas de investigación en los procesos, los tiempos y la calidad de los resultados o productos finales, olvidándose totalmente del factor humano en la organización; c) en esta corriente se incluyen las escuelas gerenciales que han basado su filosofía acercándose al factor humano en factores tales como: la motivación y el estímulo, los cuales contribuyen a identificar la insatisfacción laboral, así como también las conductas positivas como consecuencia de las condiciones y factores higiénicos del trabajo y un completo paquete económico relacionado con los resultados de gestión y d) está determinada por la aparición de una series de movimientos contemporáneos orientados en el factor humano en las organizaciones desde una nueva perspectiva, la cual es asumida por la gente con toda su subjetividad, su historia, sus habilidades y temores, sus frustraciones y aspiraciones, los cuales son imposible de desligar de sus roles profesionales y laborales, a los que hay que tomar en cuenta debido a que son los componentes del éxito de cualquier organización.

Los resultados de las investigaciones de los estudios de la psicosociología de las organizaciones orientados a comprender los factores de la subjetividad y de la misma naturaleza de la gente han contribuido a identificar que no basta con las buenas intenciones o los innumerables esfuerzos que hacen, por cuanto hay muchas personas insatisfechas y no realizadas, no sólo en el plano personal, sino también en el desempeño organizacional. En algunas oportunidades los estudiosos de este interesante tema se olvidan que la estructura mental de la gente es la barrera que se antepone a sus buenas intenciones. Estos resultados han traído como consecuencia la identificación de nuevas conductas cuyo objetivo es lograr que las personas desarrollen la aptitud de mirar de si mismas y, al realizar esta actividad conscientemente, reconocen sus propias contribuciones en sus limitaciones, olvidan buscar los culpables en el mundo exterior y asuman que un alto porcentaje de sus problemas, han sido generados por malas decisiones tomadas en el pasado.

La Dra. R. Moss, profesora titular de Gerencia de la Universidad de Harvard, ha manifestado repetitivamente lo siguiente: "Hoy se conocen las características generales de la organización del futuro. En cambio, aún falta elaborar el contrato social del futuro que motivará a la gente para trabajar en ella".

Muchas organizaciones aspiran a tener "asociados" capaces de resolver asertivamente los problemas que se pueden presentar, que sean creativos e innovadores y que realicen los esfuerzos necesarios para satisfacer al cliente en forma excelente las expectativas de los clientes, tanto internos como externos. ¡Pero muy pocas empresas hacen esfuerzos necesarios para invertir en sus empleados y el futuro! Sin poder prever con exactitud la imprevisibilidad de las reestructuraciones organizacionales –aún las más benignas-, los gerentes son menos capaces que antes de conservar sus respectivos puestos o cualquier puesto, cualquiera que sea el nivel de eficiencia de la gestión de la persona.

Las secciones más importantes en las organizaciones exitosas son: financiera, clientes, proceso, renovación y desarrollo, lo mismo que una quinta área que es común: HUMANA. Mientras que todas estas diversas secciones actúan una con otras en grados diversos, sólo el FACTOR HUMANO penetra en todas las demás, sirviendo como agente activo de operación sobre ellas. ¡UNA EMPRESA DESCONTENTA NO VALE NADA; UNA EMPRESA SIN IDEALES NO TIENE VALOR!